sábado, 13 de marzo de 2010

Cómo me gustaría enfocar "mi Shotokan"

Como he comentado anteriormente, mi práctica y estudio personal del Shotokan me han conducido a mi situación actual, en la que no me siento completamente satisfecho con el "estilo", tal y como se enseña y practica actualmente. Veo serias deficiencias que considero se deberían corregir (por descontado, dependiendo de los objetivos con los que se afronte la práctica).

Lamentablemente, en el ámbito del Shotokan solemos encontrarnos, por lo general, con practicantes e instructores que no muestran una actitud o mentalidad muy abierta, lo cual no contribuye en absoluto a poder mejorar y evolucionar.

<< En mi opinión todos los estilos tienen el potencial de cubrir todo si exploraran los katas de una manera abierta, pero el entrenamiento es a menudo tan rígido por las presuntas tradiciones y costumbres que esto es frustrado por aquellos instructores que piensan que simplemente inculcar lo que ellos aprendieron es realmente enseñar.
Estilos, sistemas, métodos, etc., etc., etc., son simplemente medios para un fin, no un fin en sí mismos. Una vez que la necesidad de ser ortodoxo es más importante que ser efectivo, el estilo está muerto; un cadáver conservado incapaz de responder a lo que es.
>>
Harry Cook

Muchos son los que se enorgullecen de decir que hacen "Shotokan Tradicional", pero me temo que muy pocos saben lo que eso significa. No puedo evitar darme cuenta de hasta qué punto se mezclan los conceptos y se confunden las cosas...

El "Shotokan Tradicional" NO EXISTE, el Shotokan NO es tradicional.

Pero ciertamente se podría empezar a enfocar el Shotokan desde el punto de vista tradicional, y eso es lo que a mí me gustaría hacer en mi Shotokan/Karate particular.


« Como primero Gichin Funakoshi, y posteriormente la JKA, hicieron hincapié en que el Shotokan no es un "estilo" en el sentido tradicional, no hay ninguna razón por la cual no se deberían introducir mejoras, y si las técnicas y los métodos tienen que ser modificados para implementar esas mejoras, entonces eso debería fomentarse. Las afirmaciones de "tradición" y "preservar el estilo" no tienen lugar en un método que ha insistido desde el principio en que no es un "estilo". »
Harry Cook


¿Cómo exactamente me gustaría enfocar mi Shotokan/mi Karate? Pues de la siguiente manera:



1) Escaso o incluso nulo kihon

El kihon sirve para ejercitarse en las técnicas aisladas y perfeccionar la forma de la técnica base.

La técnica se puede trabajar en el kata, donde además está dentro de un contexto, así que el kihon no es tan necesario como nos hacen creer sino un trabajo más bien redundante (y de hecho no parece ser uno de los elementos fundamentales del Karate tradicional de Okinawa). Creo que el kihon probablemente se introdujo ya en Japón, ya que es un claro reflejo de los métodos japoneses, obsesionados con la forma y alcanzar la "perfección" a través de infinitas repeticiones de cada aspecto de un arte reducido a su mínima expresión. El kihon también es apropiado para instruir a grupos numerosos de alumnos. El enfoque okinawense es más práctico y funcional.

En Karate no hay nada fácil, y "básico" significa "fundamental" e "importante". Por supuesto que nunca hay que dejar de entrenar gedan-barai y oi-zuki, pero "entrenar como un principiante te mantendrá en el nivel de un principiante" (H. Cook).
No podemos estar toda la vida entrenando de la misma manera. No es razonable que un 5ºDan entrene igual que un cinturón blanco.



2) Kata: el ADN del sistema

Los Maestros del pasado aprendieron y enseñaron utilizando la misma herramienta fundamental: el kata. El kata es el núcleo del Karate porque contiene toda la información, todas las técnicas del sistema.

Si el kata se reduce a únicamente una simple coreografía o tabla gimnástica, como pasa actualmente, yo eso lo critico. Ahora, el entrenamiento de kata es un excelente ejercicio físico, que además me encanta, así que me gustaría que en mi Karate el kata, además de cumplir su función primaria, continuara siendo un método de entrenamiento físico valioso y saludable, pero que por descontado no quedara reducido a únicamente eso.

También considero absolutamente primordial "añadir conocimiento y comprensión al kata". Deberíamos conocer el significado y aplicación de todas y cada una de las acciones que realizamos en cada kata. "Entrenar sin comprender es en vano". No puede ser que nos pasemos años entrenando movimientos que no sabemos para qué sirven y que por tanto jamás podremos utilizar, a no ser que tengamos claro que sólo estamos haciendo gimnasia. Y practicar los katas durante años como autómatas no nos conducirá a llegar a comprenderlos. Yo quiero que mi práctica de kata tenga todo el sentido posible. "Karate es kata, y kata es Karate". Si el kata tiene sentido, el Karate tiene sentido; si el kata no tiene sentido, el Karate no tiene sentido.

Por otro lado, han llegado hasta nosotros (y continúan surgiendo) teorías, reglas, manías y costumbres que son absurdas. Deberíamos identificarlas, y descartarlas sin vacilación.
Por ejemplo: acabar el kata en el mismo punto en el que se empieza; un determinado ritmo para el kata, que normalmente viene impuesto por la competición; juzgar el kata únicamente en base a criterios puramente estéticos y superficiales; "imponer" que todo el mundo realice los katas exactamente de la misma manera, independientemente de la condición y características de cada uno; o los ridículos "saltitos" del final de Chinte como ejemplo concreto.

Descartemos lo que no tiene sentido, y adoptemos lo que sí que lo tiene. Si la forma original de un kata tenía más sentido que la versión actual que ha llegado hasta nosotros, recuperémosla o al menos conozcámosla y estudiémosla para comprender mejor nuestros katas.
A la versión Shotokan de Jiin le faltan 4 movimientos... Añadámoslos!!. La versión original de Nijushiho no tiene yoko-geris... Preguntémonos y tratemos de entender por qué.



3) Kumite basado en las técnicas del kata (bunkai)

El kumite que hacemos normalmente, con las guantillas y tal, es un pseudo-combate de competición que como todo, tiene sus beneficios, pero también sus inconvenientes.
Por un lado, este tipo de combate es muy dinámico, se aprende a "entrar y salir" rápidamente desde distancia larga, y se puede trabajar con bastante libertad gracias a la seguridad que proporcionan las protecciones. También es un buen ejercicio y se desarrolla fondo físico, aunque en el entrenamiento de combate, como en el de kata, por descontado se deberían buscar otras cosas, ya que para simplemente ganar fondo físico seguramente sería mejor ir a correr, nadar, o saltar a la comba.

El principal problema que yo le veo a este tipo de combate es que es una esgrima de puños y piernas a marcar, en la que sólo se utilizan las técnicas válidas en competición y de la misma forma en la que se usan en competición, y eso, aunque también podría ser útil en un momento dado, no se corresponde con la realidad del combate, y por tanto no está enfocado a prepararnos para el mismo. Además, ya lo dijo el Maestro Funakoshi: "El combate no existe separado del kata"... Si nos paramos a pensar un solo segundo sobre esto, no deberíamos tardar en darnos cuenta de la poca relación que existe actualmente entre kata y kumite, lo cual es una clara evidencia de que "algo falla". ¿Tiene sentido que las técnicas que tanto hacemos en nuestro entrenamiento de kihon y kata no se utilicen en el combate? Si no se utilizan, será porque no sirven... Si sirven, utilicémoslas; y si no sirven, ¿para qué las hacemos?...

Claro que las técnicas sirven, pero sirven para el combate real, que es para lo que fueron diseñadas, no para el combate deportivo. Para el combate deportivo sirven las técnicas de combate deportivo, y por eso, esas son las que utilizamos cuando hacemos combate.

A mí lo que me gustaría hacer es combate basado en kata, es decir, combate orientado a utilizar/aplicar las técnicas de los katas.



4) Bunkai

Llamamos "bunkai" a la aplicación de las técnicas de los katas. Como ya he dicho, deberíamos conocer el significado y aplicación de cada una de las técnicas que realizamos, de lo contrario estamos haciendo movimientos que no entendemos y que por tanto difícilmente podremos utilizar en caso de emergencia.
Lamentablemente, en Shotokan hay un profundo desconocimiento de la aplicación de los katas, y resulta casi imposible encontrar a alguien que conozca y pueda enseñar correctamente bunkai.

En general, creo que hay 3 formas de enfocar el bunkai:


- Bunkai absurdo

Es el más extendido (aunque afortunadamente parece que esto está cambiando). Es el que propone la JKA, y sólo se puede describir como una tomadura de pelo fruto del desconocimiento que únicamente aporta confusión y promueve la ignorancia en el Shotokan.




- Bunkai "creativo"

Surge como alternativa al "bunkai absurdo", y como intento de darle sentido al kata que no entendemos. Hay ideas interesantes (y también extravagantes) en estos intentos de bunkai, pero el principal problema que yo le veo es que inmediatamente se asume que el kata no sólo se puede sino que se debe alterar de cualquier manera para poder aplicarlo, y que las aplicaciones, cuanto más creativas, vistosas o elaboradas, mejor.


- Bunkai sensato fiel al kata

Este tipo de bunkai, que es prácticamente imposible de encontrar en el mundo del Shotokan, es el que a mí me gustaría hacer. Las aplicaciones de las técnicas de los katas deben ser sensatas, realistas, útiles, simples y efectivas.

El kata no es rígido, nunca lo ha sido, pero una cosa es que el kata sea versátil, que lo es, y otra muy distinta que haya que alterarlo y modificarlo hasta hacerlo casi irreconocible para poder entenderlo y encontrarle sentido. Si las técnicas aparecen en los katas de una determinada manera, será por algo. Si no podemos aplicar las técnicas tal y como aparecen en los katas, yo creo que es porque no las entendemos, y creo que deberíamos hacer un esfuerzo por entenderlas antes de ir directamente a cambiarlas para poder hacerlas encajar en nuestra limitada visión del Karate.

También hay que tener en cuenta que muchos katas nos han llegado ya alterados y modificados, así que no es de extrañar que nos cueste encontrar sentido a muchos de los movimientos, ya que puede que las modificaciones a lo largo de los años hayan causado que determinados movimientos hayan perdido su sentido. Por eso puede ser extremadamente valioso intentar conocer versiones más originales de nuestros katas, comparar y, si es necesario, volver a cambiar los katas para que recuperen su sentido.
Los katas no son inmutables, se pueden y se deben cambiar para adaptarlos a nuestras características y necesidades. Siempre ha sido así, si bien es cierto que por supuesto se deberían "adaptar" con buen criterio en base al estudio y profundo conocimiento del mismo, y no de forma caprichosa e irresponsable desde el desconocimiento.


Por otro lado, no es suficiente conocer la aplicación de las técnicas. Saber para qué sirve una técnica no es sinónimo de poder utilizarla. Hay que entrenar con un compañero las aplicaciones para conocer los puntos fuertes y débiles de las técnicas, para comprobar hasta que punto funcionan o no, para experimentar con ellas, practicar su utilización, y ver de qué forma se pueden utilizar y de qué forma no. Practicar las técnicas con un compañero es tan importante o más que practicarlas al aire. Entrenar las técnicas en el fino aire no es suficiente, y no nos prepara para saber y poder utilizarlas contra un oponente. Cuando un adversario entra en juego aparecen muchos más factores importantes que no se pueden reproducir al entrenar de forma individual, y para los que también hay que estar preparado. Lo que no se entrena, no sale.

A mí me gustaría que mi Karate contara con al menos una buena aplicación (efectiva, sensata y realista) para cada técnica de cada kata; y poder practicar estas aplicaciones en un entorno seguro y controlado, por descontado, pero buscando el realismo y la efectividad.



5) Hojo Undo: entrenamiento complementario

El Hojo Undo en Shotokan no sabemos ni lo que es. No obstante, es uno de los pilares del Karate de Okinawa, y se dice que el origen del poder devastador de las técnicas del mismo.

El único elemento de hojo undo que un practicante de Shotokan "conoce" (sabe lo que es) es el makiwara, pero en el Shotokan moderno no se utiliza, y muchos se apresurarán a decir, no sin prejuicios, que es perjudicial, a pesar de no haberlo utilizado nunca (al menos correctamente). Por eso también resulta prácticamente imposible encontrar en el ámbito del Shotokan a alguien que utilice habitualmente y te pueda enseñar a utilizar correctamente el makiwara.

Además del makiwara, que es fundamental para aprender a golpear y estar preparado para hacerlo, y no un instrumento para destrozarse las manos como muchos piensan, hay muchos otros elementos tradicionales de hojo undo: chi-ishi, nigiri-game, ishi-sashi, kongoken, makiage kigu, tetsu-geta, etc. que desarrollan la fuerza y musculatura del practicante con el valor añadido de que no es sólo un trabajo de pesas. El trabajo de hojo undo potencia puntos específicos directamente relacionados con las técnicas de Karate (como por ejemplo el agarre).

Creo que el Shotokan, para ser tradicional y efectivo como arte marcial, debería recuperar el trabajo de hojo undo, y especialmente el makiwara.







6) Kitae (endurecimiento)

La máxima de uno de los maestros de nuestro "fundador", del Gran Itosu Anko, era "entrena tu cuerpo de forma que pueda resistir cualquier golpe". Tiene bastante sentido: si tu cuerpo está preparado y es "invulnerable" a los golpes, tienes poco que temer en una pelea, y no poder ser dañado con facilidad ya es tu primera y muy valiosa arma/defensa. Por supuesto esto no es fácil, y no se consigue sin sacrificio. Tampoco es posible convertir el cuerpo en acero, pero sí es lógico que si estamos entrenando para pelear, deberíamos estar preparados, o al menos mínimamente familiarizados, con la idea de recibir y propinar golpes.

En Shotokan el kitae tampoco sabemos ni lo que es. No sólo eso, sino que curiosamente en muchas ocasiones el Karate moderno tiene en general un contacto físico exageradamente limitado.

Sería un experimento interesante introducir el trabajo de kitae en las clases... El resultado por supuesto sería que las clases no tardarían en quedarse vacías. Ahí se demostraría hasta qué punto los practicantes están dispuestos, o no, a hacer Karate "tradicional".
El Karate tradicional no era un juego de niños, era un arte muy duro, para la pelea real, y no todo el mundo tenía la capacidad de sacrificio y disciplina necesaria para practicarlo. Por eso el Karate era un arte para una minoría. Que hoy en día se practique de forma masiva (algo que por supuesto no tiene nada de malo sino todo lo contrario) es otro reflejo de hasta qué punto el Karate ha cambiado con su expansión relativamente reciente. Aunque en realidad el "Karate" nunca se ha practicado de forma multitudinaria, ni antes ni ahora; es un derivado moderno del Karate lo que se practica de forma masiva en la actualidad.

Actualmente no somos guerreros, pero sigue habiendo peligro y conviene estar cuanto más preparado mejor dentro de nuestras circunstancias modernas. Yo no soy médico, así que no puedo decir si el trabajo de kitae es saludable o no. Ciertamente a mí tampoco me resulta atractiva la idea de hacer el bestia y lesionarme gratuitamente, no entreno para eso, pero la idea es que si se trabaja correctamente y con cabeza, se obtengan beneficios, y no lo contrario. Los maestros del pasado disfrutaban largas vidas, así que sería por algo...

El trabajo de kitae, que lógicamente debería empezar con moderación, creo que también es útil y necesario para el Karate, ya que deberíamos estar al menos mínimamente familiarizados con los golpes, si verdaderamente estamos entrenando para darlos y recibirlos.


***************


Evidentemente, para entrenar todo esto se requiere muuuucho tiempo, por eso es necesario entrenar al menos varias horas todos los días. "No se puede hacer por menos", no se puede hacer Karate yendo al gimnasio sólo una hora, dos o tres días a la semana. Se puede hacer ejercicio entrenando 2 ó 3 horas a la semana, Karate no.

A mí me gusta el Karate y quiero hacer Karate. Pero un Karate que tenga, en mayor o menor medida, todos los elementos descritos. Un Karate que sea saludable y efectivo.

Yo quiero hacer un Shotokan/Karate que sea equilibrado, completo, y que sobre todo tenga sentido.

Para hacer del Shotokan un estilo verdaderamente "tradicional" habría que recuperar los métodos okinawenses, y prestar atención a las enseñanzas del Maestro Funakoshi, al que todos reverenciamos saludando hacia su fotografía colgada en la pared, pero muy pocos intentan conocer, entender, y seguir sus enseñanzas.

Funakoshi Gichin, Dojo de Meisei-juku (Tokyo, ~1925)
Nótese la presencia de utensilios de Kobudo y Hojo Undo


Víctor López Bondía

10 comentarios:

Sebas dijo...

Excelente Victor, muy bueno! Coincido en muchos puntos con lo que has escrito. Esperemos que esto cambie algun dia o por lo menos nosotros podamos ayudar a que eso pase.
Saludos.

Víctor López Bondía dijo...

Muchas gracias por el apoyo Sebas.

En realidad "no es necesario que nada cambie", lo importante es que:
1) cada cual sea consciente de qué es lo que realmente está haciendo, y
2) que cada uno pueda hacer el Karate que quiere o le gustaría hacer en cada momento.

El Karate claro que cambiará, como lo ha hecho siempre, es el ciclo natural de las cosas, y así debe ser. Hay que evolucionar.

Yo ahora mismo creo que la evolución de MI Karate pasa por una vuelta a los métodos Okinawenses. Pero eso, por supuesto, será sólo para aquellos que estén interesados en practicar Karate siguiendo las ideas "clásicas" o "tradicionales" y con aquellos mismos objetivos.

Víctor López Bondía
shotokankaratedo.es

Juan Beltrán dijo...

Suscribo totalmente tus palabras, yo no podría haberlo escrito mejor.

Suerte colega...

Sólo decir una cosilla sobre los katas. Creo que estos debemos olvidarnos de las "normas" del Shotokan y dejar que fluyan hacia donde nuestro cuerpo pida. No pensar en el movimiento y dejar que el cuerpo se mueva en libertad, sólo fijándonos en la aplicación de los movimientos.

Yo estoy haciendo la prueba con Nijushiho, y he descubierto cosas, por ejemplo, los tres primeros movimientos los hago casi sin pausa y sin marcar mucho los desplazamientos de los pies. Los Yokos los hago tipo fumikomi, casi sin recoger la pierna, buscando aplastar. Incluso he comprobado que el primer Kiai debería realizarse dos movimientos después para que encaje con la aplicación que tenía originalmente el kata. Aunque como yo solo hago kiai en el útimo awase tzuki no es algo que me importe demasiado.

Desde que uso este sistema siento el kata mucho más útil, ya que me transmite sensaciones casi iguales a cuando se aplica y creo que ese es el camino correcto. No sé hacia donde me llevará esta forma de hacer Nijushiho, pero lo que estoy seguro es que no se parecerá ni a JKA, ni a SKIF, será mi kata.

Sobre lo de modificar los katas, tengo mis dudas, supongo que si eres capaz de aplicar tu kata "tal cual" no sería necesario cambiarlo, aunque no sea exactamente igual al original, aunque sí que creo que sería conveniente conocerlo. Evidentemente cosas como los saltitos de Chinte están fuera de lugar -yo me niego ha hacerlos desde que me explicaron para que eran-. Aunque también es verdad que hay partes de "mi kata" que difieren del original y que estoy tentado a cambiar.

Sobre Jiin, efectivamente, si se compara con la versión de Shito Ryu se puede ver fácilmente que faltan 4 movimientos, una combinación de Age Uke+Tzuki que repite dos veces. Personalmente no creo que sea necesario añadirlos, ya que esta combinación la realiza al principio del kata, yo lo que hago es cambiar el Morote Uchi Uke de la combinación final por el Kakiwake original.

Sobre lo demás, no tengo nada más que añadir, totalmente de acuerdo contigo.

Manu dijo...

Me encanto... muy completo realmente... es bastante bueno poder leer las opiniones personales sobre el tipo de arte marcial que cada uno practica... pero ademas de poder hacerla es hacerla objetivamente ademas de plantear lo que uno cree que esta bien o mal habiendo practicado bastante tiempo ya... lo felicito por compartir su opinion ya que al practicar distintos estilos y con diferentes graduaciones me siento identificado con ella ya que hoy en dia hay muchos "maestros" que en su ambicion personal por llegar lejos o como se dice aca "despegarse del ala" del sensei no enseñan como debe ser el arte marcial, sea cual sea, porque no solo es el entrenamiento fisico de la persona si no tambien el espiritual y el mental... Bueno queria compartir eso con usted Victor... Un saludo...

Oz dijo...

Hola, estoy por aquí de nuevo, viendo actualizaciones. Excelente post, felicitaciones.
Un gran saludo desde:
http://artesmarcialesdelmundo-oz.blogspot.com/

José Miguel dijo...

Parte I:

Hola Víctor, en primer lugar quiero felicitarte por este espacio que has creado y por el nivel que le das a los temas que propones, por ello muchas gracias.
Me han interesado sobremanera los artículos referidos a Karate Shotokan Tradicional, Bunkai y Kata y respecto de esto quiero aportar con lo que indico a continuación.
Es un hecho que el Karate que practicamos hoy dista mucho de lo que se practico en Okinawa en la época de Itozu, Azato y otros destacados maestros. Es un hecho también que el karate Japonés es diferente al Karate de Okinawa. Este último aspecto es un punto de quiebre interesante para quienes asocian el concepto de Karate Tradicional al sentido y práctica del Karate en Okinawa en la época de las personalidades que mencioné en forma precedente. Desde esta perspectiva el Karate Japonés no sería Karate tradicional, sin embargo quedarse con esa sola distinción es reduccionista, confunde y propicia la dualidad en la que se quedan muchas de estas conversaciones, ejemplo de esto es el Karate de esta marca es bueno y el de tal marca malo, este sirve para la defensa personal y este otro es solo un baile, el Kata tal es el verdadero y el de ese otro estilo es falso y así los ejemplos abundan y los conocemos sobradamente. Por otra parte me parece complicado comenzar a hablar de lo que es verdadero y lo que no lo es. Ponerse en esa perspectiva implicaría que a los seres humanos nos es posible conocer y acceder a la verdad y es sobradamente conocido que nuestra biología es limitada, no vemos todo, no olemos todo y no escuchamos todo lo que ocurre fuera de nosotros, por lo tanto la representación que nos hacemos de los fenómenos que observamos es muy limitada. Si a esto sumamos la forma en la que crecimos y nos educaron, los modelos con los que convivimos, las creencias que adoptamos y las distinciones que tenemos del mundo entonces el temas se hace más complejo todavía ya que todo ello condiciona la observación e interpretación que haremos de los fenómenos que observamos. Dicho esto ¿alguien podría acceder a la verdad?
Volviendo al tema del Karate Japonés y el juicio que este no sería tradicional comparado al sentido y práctica del Karate de antaño de Okinawa y con el ánimo de abrir otras posibilidades me atrevo a decir lo siguiente:
Tengo el juicio de que el Karate nace de una forma de ser (observar el mundo) y hacer (estar en ese mundo) del pueblo de Okinawa. Ellos, probablemente, por alguna circunstancia o suma de circunstancias observaron e interpretaron la necesidad de protegerse, de cuidarse, de salvar su integridad y dignidad encontrando en formas de defensa provenientes de China y formas locales un método efectivo de defensa. El tema interesante desde mi punto de vista es que las formas Chinas más las formas locales de defensa “transmutan” a una nueva forma una que se hace cargo de la particular forma de ser y estar del pueblo de Okinawa.

La forma de defensa que se practicaba en Okinawa es llevada a Japón en donde ya existían formas de defensa enraizadas en el espíritu guerrero Samurái. La pregunta que me surge es ¿Hasta dónde se hacía cargo la forma de defensa Okinawense de la particular forma de ser y estar del pueblo Japonés?, tengo el juicio que solo hasta un cierto punto y probablemente las adecuaciones, mezclas y desarrollos complementarios (Yoshitaka Funakoshi) tienen relación con dar plena satisfacción a la forma de ser y estar del pueblo Japonés.

José Miguel dijo...

Parte II:

Creo que aquí hay una línea no suficientemente explorada, es necesaria una mirada más profunda relacionada a la cultura de un pueblo particular con una legítima forma de observar el mundo.

El llamado Karate Shotokan, probablemente la forma desarrollada por Yoshitaka Funakoshi, masificada por la JKA y hoy enseñada por distintos maestros con organizaciones propias (SKIF, JKS y otras) es una muy bien estructurada forma Japonesa de Karate que dado los procesos comentados anteriormente evoluciono a lo que conocemos hoy. Personalmente me parece que tiene indudables beneficios su práctica, entre ellos:

Excelente acondicionamiento físico.
Buen método para desarrollar voluntad, perseverancia y fortalecer el carácter.
Buen método para protegerse y salir bien parado ante una agresión “uno a uno”.

Respecto de los Katas y Bunkai creo que hay que tener una mirada abierta y en este sentido es vital investigar, cuestionar, contrastar, preguntar, mirar otras formas de hacer Karate, analizar lo que funciona, seleccionar y practicar lo que demuestra eficiencia. También me parece conveniente evitar la ceguera occidental de tragarse como verdad incuestionable todo lo que viene de oriente. Los maestros al fin y al cabo son seres humanos y estoy convencido que es responsabilidad personal investigar, probar y entrenar con conciencia de lo que se hace y para qué se hace.

En relación al Hojo Undo creo que es un error pensar que en el Karate de la JKA no existía, de hecho en el libro de M. Nakayama “Dinámica del Karate” publicado a mediados de los años 60 aparece descrito con gran cantidad de fotografías este entrenamiento y los aparatos que usaban para ello, makiwara, palo grueso (simil chi ishi), Ishisashi, tetsu geta y saco para golpear.

Algo que no deja de llamarme la atención es la gran estabilidad, fortaleza, potencia, elongación y precisión de los “viejos” exponentes Shotokan, me refiero a Kanazawa, Enoeda, Kase, Nishiyama, Asai y más recientemente Tanaka, Yahara y Kagawa por nombrar solo algunos. ¿Alguien dudaría de la eficacia de cualquiera de ellos en un enfrentamiento real uno a uno? Claramente no, entonces no parece un contrasentido admirar el nivel de ellos, admitir su eficacia y al mismo tiempo dudar del método de entrenamiento que siguieron (Kihon, Kata y Kumite).

Quizás el dar respuesta a las siguientes preguntas ¿Qué coherencia tiene el Karate que practico con lo que yo soy, con la forma en que observo, estoy e interpreto este mundo?, podría guiarnos hacia la práctica y resultados que busca cada uno y eso puede estar en Okinawa en Japón o en el Dojo de nuestro barrio y ocurrirá en la medida que pongamos sincero empeño en ello.

Edmond Dantes dijo...

Excelente post (como han dicho ya varios visitantes).
Totalmente de acuerdo con lo dicho.

Un pequeño "pero": me he quedado con ganas de ver un ejemplo de un bunkai sensato.

Oss!

Diego dijo...

Hola Victor, un saludo desde Méjico, desde donde sigo con mucha atención tu página y tu blog que son muy interesantes para todos lo que se interesan en una visión más efectiva del Shotokan diluído que nos han vendido durante tanto tiempo. Desde que sigo tu blog me he interesado en retomar los métodos tradicionales de entrenamiento, y he ido creando poco a poco mis herramientas de hojo undo. Sobre eso me gustaría hacerte una pregunta: ¿crees que se debe entrenar con diferentes herramientas según el día, más o menos como se hace en los gimnasios para no cansar los músculos, o más bien es recomendable trabajar con todos cada día? Muchas gracias, de antemano, por tu respuesta. Felicidades por tu trabajo, y sigue adelante.

Víctor López Bondía dijo...

Hola Diejo, gracias por tu comentario y por tus amables palabras de apoyo. Me alegro de que mi trabajo en la web y el blog te guste, y te resulte útil e interesante.
Sobre el entrenamiento de hojo undo, aunque no soy un experto en educación física ni mucho menos, y tampoco en hojo undo, que como practicante de Shotokan nunca me enseñaron y por tanto he tenido que aprender prácticamente por mi cuenta, pues supongo que depende del tiempo que le dediques a cada cosa, y de los ejercicios que hagas, además de las propias condiciones físicas.
Hay muchas herramientas, y muchos ejercicios diferentes para hacer con cada una de ellas, así que se puede hacer "un poco de todo" cada día, sin necesidad de pasar por todas las herramientas y ejercicios, lo cual requeriría más de un par de horas de cada día sólo de hojo undo, tiempo del que seguramente no dispones si no te dedicas a entrenar a tiempo completo.
Si por el contrario, en lugar de un poco de varias herramientas, haces mucho de algo un día, por ejemplo de chi-ishi, y acabas con hombros y brazos echos polvo, pues seguramente al día siguiente no será lo más conveniente (ni podrás) volver a coger el chi-ishi. Se pueden hacer otras cosas.
También hay que tener en cuenta que hojo undo no es sólo "pesas", sino también entrenamiento de "impacto", por descontado, así que hay incluso más herramientas y ejercicios para compaginar.

Víctor López Bondía
shotokankaratedo.es